"Hay un lenguaje que todos comprenden: es el lenguaje del entusiasmo, de las cosas hechas con amor y voluntad...."
-Paulo Coelho-





martes, 26 de abril de 2011

AUTISMO, UNA PALABRA QUE DUELE, PERO QUE SE TRANSFORMA!

CARTA ABIERTA DE UNA MAMÁ
Aquél día en el Hospital Garrahan, no puede borrarse de mi mente, sabía que mi hijo algo tenía, pero no sabía qué!. En el momento en que me dijeron, su hijo tiene T.G.D, me empezaron a temblar las manos y todo el cuerpo.
Cuando salí de allí la peor incertidumbre fue: Y ahora qué?... Tenía un hijo con Autismo y ni siquiera sabía cómo podía ayudarlo!!!! Desconocía totalmente de qué se trataba este trastorno.
Fueron días y meses muy difíciles, preguntándome cada día por qué a mi, que tanto había anhelado a mi primer hijo!!!
Tenía muchas expectativas sobre él y de repente sentí que caían en un pozo. Me sentía ahogada y con las manos atadas. Fue tanto el dolor que sintió toda la familia que es imposible explicarlo con palabras...
Pero el tiempo fue pasando y mi hijo, me hizo ver, que la soga que ataban mis manos, estaba floja, dependía de mí poder sacarla, pero por sobre todo, me fue enseñando muchísimas cosas... No podía permitir que una "etiqueta" controlara mis emociones y sentimientos, si yo amaba tanto a mi hijo, no lo podía permitir!!!
Mi hijo no merecía una madre triste y agobiada, él merecía una madre fuerte y feliz para poder salir adelante, ¿Por qué iba a permitir que esta "etiqueta" cambiara mi forma de ver las cosas? ¿Por qué no podía tener expectativas puestas sobre mi hijo?
Las expectativas quizás, no sean las mismas, tan idealizadas y hasta a veces muy pretenciosas. Mi hijo fue demostrándome que con mucho sacrificio, perseverancia y amor podía lograr un montón de cosas, que son las que día a día producen grandes satisfacciones, nos llenan de felicidad y marcan el camino a seguir. Nadie dice que es fácil, y todos los papas de niños con T.G.D y las personas que trabajan con ellos, saben de que hablo, pero estos niños especiales, merecen tener la posibilidad, como cualquiera, sólo que sus posibilidades y necesidades son muy distintas, incluso de las otras discapacidades, de eso se trata, necesidades especiales (muchas de ellas, ni siquiera contempladas en nuestra ley nacional de discapacidad) que muy pocos saben cuáles son y que son imprescindibles para que estos niños desarrollen las distintas capacidades.
Cuando uno se refiere a Síndrome de Down, P.C, Esclerosis M, etc. la mayoría de las personas tienen idea de que se trata la discapacidad, pero cuando uno se refiere a TGD muy pocos saben de qué se está hablando, y ese es el mayor problema que tienen que afrontar los niños con este trastorno y sus familias, en todos los ámbitos: Educación, Salud y la Sociedad toda.
Cuando estés cerca de una persona con autismo, no le seas indiferente, busca ayuda para que puedan orientarte en la manera de tratarlo, de enseñarle, de quererlo, no le quites la posibilidad de demostrarte todo lo que puede lograr. Informándote, es la mejor manera de poder ayudarnos. ¡Gracias!
Ana María.

Fuente:  http://www.tgd-padres.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario